Javier Velazquez en huelga de hambre

 

Onda cero/foto: Efe/Postrado en los aledaños del coso capitalino, junto a la puerta de arrastre, Velázquez, de 33 años y natural de La Algaba (Sevilla), se ha plantado a primera hora de la tarde del martes 8 de agosto, sólo, sin ningún otro apoyo que una pequeña mochila y una pancarta en la que puede apreciarse el siguiente mensaje: “Soy y me siento torero, pero sin una oportunidad no puedo conseguirlo ni demostrarlo”.

Y todo para pedir una oportunidad de torear en Madrid, la plaza fundamental para la carrera de cualquier torero, y en la que lleva años llamando en demanda de un sitio en uno de sus carteles de su larga temporada.

Pero ante las continuas tantas negativas por parte de la anterior empresa de Las Ventas, Taurodelta, y el caso omiso que, de momento, le ha hecho la actual, Plaza 1, Velázquez dice que no le ha quedado otro remedio que tomar esta drástica decisión, y todo para ver cumplido su sueño, que es llegar a ganarse la vida vestido de luces.

Esta iniciativa recuerda a una muy parecida que llevó a cabo en 2013 el matador de toros Juan Belda, que recorrió a pie los 400 kilómetros que separan su Fortuna (Murcia) natal de la capital de España, también en busca de una oportunidad en Las Ventas, aunque la empresa de aquel entonces, Taurodelta, se la denegó.

Y también a la huelga de hambre que iniciaron el año pasado varios novilleros colombianos a las puertas de “La Santamaría” de Bogotá para pedir al Gobierno local el regreso de la fiesta taurina a la capital del país, algo que ha sucedido este año después de cinco años de prohibición.